viernes, 25 de junio de 2010

Nadie sabe lo que nos depara el futuro y es demasiado fácil prometer. Me dan miedo los cambios hasta el punto de hacerme llorar. A veces, en mi humilde refugio llamado habitación, me dejo envolver por la música mientras pienso, o eso creo, ya que no sé ni lo que pienso, hasta que salgo de mi pararelo mundo con los ojos húmedos. A veces pienso que estoy loca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario